¿Es posible la «tercera vía»?

##plugins.themes.bootstrap3.article.main##

Consejo de redacción

Resumen

Este artículo editorial quiere plantear una pregunta más que ofrecer una respuesta. Por eso el título que hemos escogido va entre signos de interrogación.


Pero hasta la pregunta es discutible en su formulación. Porque para hablar de «tercera vía» habría que contar con otras dos. En realidad, no existe más que una: la que se ha impuesto por todas partes, tras el colapso del colectivismo y la crisis aguda del Estado de bienestar. Ese modelo, inspirado en la tradición liberal aunque interpretada de forma muy radicalizada, es el que sirve de base, con más o menos variantes, para la organización socioeconómica en casi todos los países del planeta.


¿Por qué se ha escogido la expresión «tercera vía»? El término no es nuevo. Ya a comienzos del presente siglo lo empleó la Iglesia católica en su intento de buscar una vía media (tercera) entre capitalismo y socialismo. Luego se ha usado en diferentes ocasiones: el último fue quizás Enrico Berlinguer, a principios de los setenta, para presentar el eurocomunismo como un tercer camino entre el modelo soviético y la socialdemocracia europea.


Quizás esta pretensión de encontrar alternativa es la que explica que el término haya sido recuperado por políticos de tradición socialdemócrata (Blair, Schröder, Jospin...) con el deseo de ofrecer una propuesta de refundación de la izquierda en el umbral del nuevo siglo. Por eso, para entender lo que podría ser esa «tercera vía» hay que comenzar remontándose a la historia del socialismo y a su evolución hacia la socialdemocracia.

Descargas

La descarga de datos todavía no está disponible.

##plugins.themes.bootstrap3.article.details##

Cómo citar
redacción, C. de. (1999). ¿Es posible la «tercera vía»?. Revista De Fomento Social, (215), 289-308. https://doi.org/10.32418/rfs.1999.215.2529
Sección
Editorial