Razones para implantar un sistema de evaluación en las ONGD y sus consecuencias.

##plugins.themes.bootstrap3.article.main##

José María Larrú Ramos

Resumen

En el artículo se pretenden exponer las principales razones que deben llevar a las ONGD a realizar una sistemática labor de evaluación de sus actividades, como instrumento privilegiado de creación de conocimiento y aprendizaje, que pueda ser usado tanto para la mejora continua de sus niveles de eficacia y eficiencia en sus proyectos y programas, como materiales al servicio de sus campañas de sensibilización y presión política a favor de una cooperación para el desarrollo más útil y centrada en los pobres. Una vez tomada la decisión de evaluar, el artículo desarrolla las posibles consecuencias que tendría para una ONGD adoptar un sistema de evaluaciones en cuatro niveles: en su propia identidad, en su organización interna, en sus presupuestos y en sus recursos humanos. La principal conclusión es que la evaluación debe llevar a la mejora continua y que no hay mejora sin cambios. Atreverse a cambiar en función de las buenas y malas prácticas detectadas en las evaluaciones es un reto que las ONGD ya no deben seguir aplazando.

Descargas

La descarga de datos todavía no está disponible.

##plugins.themes.bootstrap3.article.details##

Cómo citar
Larrú Ramos, J. (2002). Razones para implantar un sistema de evaluación en las ONGD y sus consecuencias. Revista De Fomento Social, (228), 683-710. https://doi.org/10.32418/rfs.2002.228.2378
Sección
Notas

Citas

BIEKART, K. (1999), “Evaluación del impacto de la ayuda privada orientada al fortalecimiento de la sociedad civil”, ALONSO, J.A. y MOSLEY, P. (eds.), La eficacia de la cooperación internacional al desarrollo: evaluación de la ayuda, Madrid, Civitas. Pp. 185–238.

CAD (2002), Spain. Development Co–operation Review, Paris, Development Assistance Committee. OECD.

CARVALHO, S. y WHITE, H. (1997), “Combining the Quantitative and Qualitative Approaches to Poverty Measurement and Analysis: The Practice and the Potential”, Washington. Technical Paper 366. World Bank.

CHAMBERS, R. (1997), Whose Reality Counts? Putting the first, last, London, Intermediate Technology Publications.

CONGDE (2001), Directorio de ONGD 2000, Madrid, Coordinadora de ONGD de España.

EDWARDS, M. (1997), “Organizational Learning in Non–governmental Organizations. What have we learned?”, Public Administration and Development, vol. 17,
235–250. EDWARDS, M. y HULME, D. (1996) (19982), Beyond the Magic Bullet: NGO Performance and Accountability in the Post–Cold War World, London, Earthscan
Publications – Save the Children Fund.

ESTÉBANEZ, P. y ALONSO, B. (1996), “El Voluntariado, un reto para la Organización de la acción humanitaria”, Boletín de Estudios Económicos 158, 299–310.

FOWLER, A. (1996), “Assessing NGO performance: difficulties, dilemmas and a way ahead”, EDWARDS, M. y HULME, D., Beyond the magic bullet: NGO Performance and Accountability in the Post–cold War World, London, Earthscan Publications – Save the Children Fund.

GÁNDARA, J. (1996), Las empresas de desarrollo, Guatemala, FUNDAP. Mimeo.

GARCÍA RAMOS, J. M. (1992), “Recursos metodológicos en la evaluación de programas”, Bordón 43–4, 461–476.

GONZÁLEZ, L. (2000), “La evaluación expost o de impacto. Un reto para la gestión de proyectos de cooperación internacional al desarrollo”, Bilbao, Cuadernos de Trabajo de HEGOA, nº 29.

GUBA, E. G. y LINCOLN, Y. S. (1989), Fourth Generation Evaluation, Newbury Park, Sage.

IRÍBAR, M. F. (1996), “Las Organizaciones de Ayuda Humanitaria y la dirección Estratégica”, Capital Humano 85, 22–28.

IRÍBAR, M. F. y MARTÍNEZ PEREDA, J. (1996), “¿Cómo podemos controlar la gestión desarrollada por nuestra ONG?”, Boletín de Estudios Económicos 158, 245–260.

IUDC–UCM (1999), Revista Española de Desarrollo y Cooperación nº 4.

LARRÚ, J. M. (2000), La evaluación en los proyectos de cooperación al desarrollo de las ONGD españolas, Madrid, Universidad San Pablo–CEU. Tesis Doctoral.

—(2001a), “Análisis de los proyectos e ingresos de las ONGD de la CONGDE en 1999”, en Directorio de ONGD 2000, Madrid, Coordinadora de ONGD de España. Pp. 13–30.

—(2001b), “¿Públicas o privadas? La financiación de las ONGD españolas”, Revista de Fomento Social 56 (221), 93–127.

LINARD, A. (1994a), “Rehabilitar el desarrollo. Pero ¿qué desarrollo?”, Revista de Fomento Social 49, 351–371.

—(1994b), “Seis desafíos para la cooperación al desarrollo”, Revista de Fomento Social 49, 495–515.

MAE (1998), Metodología de Evaluación de la Cooperación Española, Madrid, MAE–SECIPI.

—(2001), Metodología de Evaluación de la Cooperación Española II, Madrid, MAE–SECIPI.

MARCUELLO, C. (1999), “Análisis de la conducta y eficiencia de las ONGD españolas”, Información Comercial Española 778, 181–196.

MARSDEN, D. y OAKLEY, P. (eds.), (1990), Evaluating social development projects, Oxford, Oxfam.

NARAYAN, D. (2000), La Voz de los Pobres. ¿Hay alguien que nos escuche? Mundi– Prensa, Madrid, http://www.worldbank.org/poverty/spanish/voices/ vol1.htm

OPE (2000) Programa de subvenciones y ayudas a ONGD en Haití, RepúblicaDominicana y Filipinas, Madrid, Informes de evaluación 8/2000. MAE– SECIPI.

PADRÓN, M. (ed.), (1988), Las Organizaciones No Gubernamentales de Desarrollo en el Perú, Lima, Centro de Estudios y Promoción del Desarrollo.

PATTON, M. Q. (1997), Utilization–Focused Evaluation. The New Century Text, Thousand Oaks, Sage.

RIDDELL, R. (1990), “Judging Success. Evaluating NGO Approaches to Alleviating Poverty in Developing Countries”, London, Overseas Development Institute. Working Paper 37.

—(1998), Evaluating NGO Development Interventions. Documento de trabajo del Seminario: ALONSO, J. A. y MOSLEY, P. (Dtores.), “La eficacia de la cooperación
internacional al desarrollo: evaluación de la ayuda”, Santander, UIMP. [Traducido y publicado en ALONSO y MOSLEY (1999) pp. 239–265].

ROBB, C. (1999), “Can the Poor Influence Poverty? Participatory Poverty Assessments in the Developing World”, Washington D. C., World Bank.

ROSSI, P. H. y FREEMAN, H. E. (1989), Evaluation. A Systematic Approach, Newbury Park, Sage.

SALMEN, L. (1995), “Participatory Poverty Assessment: Incorporating Poor People’s Perspectives into Poverty Assessment Work”, Washington, Social Development
Paper, nº 11. World Bank.

—(1998), “Toward a Listening Bank: A Review of Best Practices and the Efficacy of Beneficiary Assessment”, Washington. Social Development Paper, nº 23, World Bank.

SANZ CORELLA, B. (1999), “Las ONGs en los conflictos internacionales: crisis de identidad y fortaleza institucional”. Working Paper, nº 8. Instituto Internacional de Gobernabilidad. http://www.iigov.org/pnud/bibliote/paper/ paper8/htm.

SERRANO, M. (2001), “Las ONGs entre la empresa y el Estado: ¿cambio o reproducción del sistema?” en NIETO, L. (coord.), “Cooperación para el desarrollo y ONG. Una visión crítica”, Madrid, La Catarata–IUDC, pp. 141–169.

STOREY, A. (1997), “Non neutral humanitarism: NGOs and the Rwanda crisis”, Development in Practice 7 (4), 384–394.

TEJADA, L. (2002), “El examen del CAD y la cooperación española”, Revista Española de Desarrollo y Cooperación 10, 115–131.

VERNIS, A. et al. (1998), La Gestión de las Organizaciones No Lucrativas, Bilbao, Deusto.

VICENTE CRUZ, E. (1995), “La gestión de los Recursos Humanos en las organizaciones de ayuda humanitaria”, Capital Humano 81, 10–20.

—(1996), “La entrevista de selección de voluntarios y colaboradores. Características específicas y aspectos prácticos”, Boletín de Estudios Económicos 158, 277–298.

WAAL, A de (1997), Famine Crimes: Politics and the disaster relief industry in Africa, London, James Currey. WEISS, C. H. (1972) (19982), Evaluation Research, New
Jersey, Prentice–Hall. Englewood Cliffs. [Hay traducción castellana en Trillas, México (1975 y 1992)].

WHITE, H. (2002), “Combining Quantitative and Qualitative Approaches in Poverty Analysis”, World Development 30 (3), 511–522.