Balance de las relaciones económicas de México con la Unión Europea. ¿Confianza en el regionalismo Norte-Sur?

##plugins.themes.bootstrap3.article.main##

Ángel M. Casas Gragea

Resumen

Con la entrada en vigor, en 1994, del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y en el año 2000 del Acuerdo de Asociación Económica, Concertación Política y Cooperación entre la Unión Europea y México (TLCUEM), México inauguró en América Latina el regionalismo Norte–Sur. El primer acuerdo mencionado supuso la aparición de un nuevo tipo de agrupamiento regional en el panorama latinoamericano; y el segundo, la firma del primer acuerdo de comercio y cooperación de la Unión Europea con un país en América Latina. Este nuevo regionalismo en el que participa México, especialmente el que ha tenido lugar con la Unión Europea, ha generado muchas expectativas en el resto de países o procesos de integración latinoamericanos porque ha sido visto como un referente regional a seguir e imitar. México puso en marcha estos acuerdos asimilándolos a una estrategia de desarrollo en sí misma. Sin embargo, los resultados sobre el desarrollo mexicano, de la participación en estos acuerdos, han sido decepcionantes. En un momento, en que varios países y procesos de integración de la región se encuentran negociando y firmando acuerdos con Estados Unidos y La Unión Europea, la valoración del caso mexicano, y del carácter distintivo del TLCUEM, se vuelve especialmente trascendente dentro del debate actual en América Latina sobre la relación entre comercio, cooperación y desarrollo.

Descargas

La descarga de datos todavía no está disponible.

##plugins.themes.bootstrap3.article.details##

Cómo citar
Casas Gragea, Ángel M. (2006). Balance de las relaciones económicas de México con la Unión Europea. ¿Confianza en el regionalismo Norte-Sur?. Revista De Fomento Social, (242), 213-235. https://doi.org/10.32418/rfs.2006.242.2194
Sección
Estudios